Dónde comer mole en Puebla

5 restaurantes que no te puedes perder

Dónde comer mole en Puebla

La cocina es un territorio lleno de mitos, sobre todo al hablar del recetario poblano. Entre aquellos libros de cocina que parecen más bien de leyendas destaca una imposible pero deliciosa combinación de ingredientes, se dice incluso que de más de 20, el mole poblano.

Que si San Pascual Bailón fue el iluminado que creó esta mezcla que oscila entre lo dulce y lo picoso para recibir al arzobispo de Puebla y al Virrey; que si fueron las manos de Sor Andrea de la Asunción en el Convento de Santa Rosa las que dieron origen a este platillo. Jamás tendremos certeza de su origen, pero de lo que sí estamos seguros es que es un manjar y un platillo obligatorio a la hora de visitar Puebla. ¿Nuestros favoritos? Aquí te los dejamos.

La Noria

Con casi 3 décadas de respaldo, La Noria es garantía de tradición y sabor. A cargo del chef Fernando Barrales, quien además de ser dueño de una sazón única, ha estado en la cocina de La Noria desde sus inicios, el mole de este espacio es simplemente exquisito. Para degustarlo hay más de 1 manera; a través de chalupas, en enmoladas, con pollo o hasta en pasta. Delicioso se queda corto. 


Restauro

Restauro es el punto exacto entre lo tradicional y lo nuevo. En este comedor urbano se mezclan los sabores del hoy y del ayer para traernos propuestas atemporales dominadas por el sabor. Su mole, preparado por el chef Carlos Allende, es una delicia. Inspirado en las tradiciones de antaño, el mole de Restauro protagoniza platillos como sus enchiladas de mole o su rack de cordero a los 3 moles. A este mole agrégale el espacio que lo resguarda, a pasos del Callejón de los Sapos, y tu tarde en el centro será una maravilla.  


Augurio

Augurio es una carta de amor al pasado. A la cocina de antes y a los sabores de siempre. A través de su recetario familiar, el chef Ángel Vázquez explora con Augurio la cocina de su ciudad y por supuesto, los moles que en ella habitan. El gran protagonista de este restaurante es el mole, el cual puedes encontrar como tradicionalmente se sirve, cubriendo un muslo o una pechuga de pollo; en su tamal de pato con mole poblano y en sus croquetas de plátano macho. 


El Mural de los Poblanos

El Mural de los Poblanos es una parada obligatoria para aquellos paladares ansiosos por descubrir la gastronomía poblana. Ubicados en el centro, rodeados de la obra pictórica de Antonio Álvarez Morán, en las estufas de El Mural el chef Martín Hernández prepara un mole delicioso a base de chiles secos, chocolate, semillas y especias que puede cubrir una pieza de pollo, guajolote, cerdo o pechuga de pato. 


Casareyna

Entre sus paredes llenas de historia, Casareyna resguarda 46 suites, patios, arte y por supuesto, una cocina exquisita. Conocidos por su gran sabor y abundantes porciones, Casareyna cuenta con uno de los moles más premiados de la ciudad: El Mole Poblano de la Abuela Ángela, una receta familiar que de 2009 a 2021 ganó el título de mejor mole según la Guía Suiza. La joya de la corona.


Te puede interesar