La Paz Revertida

Marcos Kurtycz

La Paz Revertida
La autonomía del arte podría considerarse un estado de excepción.

Ante las situaciones extremas del día a día, el arte no trabaja con reglas establecidas o límites claros y de esa manera logra arrojar una mirada diferente sobre las problemáticas sociales. Algunos casos exigen acciones esclarecedoras o extremas para la posibilidad de libertad. Bajo esa lectura se puede entender los alcances de la obra y archivo del artista e ingeniero polaco Marcos Kurtycz, figura central del arte acción en México y de quien el Museo Amparo presenta una investigación exhaustiva en la exposición Marcos Kurtycz. Contra el Estado de Guerra, un Arte de Acción Total.

 

 

Kurtycz llegó a México hace cincuenta años para convertirse en un impulsor del performance y del cuerpo como herramienta artística pero su trabajo no se limita a este campo. En su extensa obra se encuentran acciones lingüísticas, poesía visual, libros de artista, land art, cinetismo, arte público, lumínico, neumático y electrosonoro. El encuentro con la cultura mexicana fue revelador, sobre todo por los hechos ocurridos en la matanza del 2 de octubre de 1968 y el exotismo de la celebración del día de muertos.

La desmaterialización del objeto artístico, la inclusión del público en la obra, el pensamiento científico, el arte como ente mutante, la experiencia como producto final, las estrategias de guerra contra la institucionalización y mercantilización fueron ideas que estuvieron presentes en su proceso creativo que abarcó gran parte de las disciplinas artísticas.

 

 

El trabajo de Kurtycz es incisivo y demanda que el espectador se involucre aunque sea por medio de la reflexión. Sus proyectos son complejos, transparentes y no se conforman con hacer un comentario sobre la realidad, el deseo de generar un impacto que remueva las conciencias siempre está implícito.

 

 

Las bombas de maíz en gran formato para que el público de los museos las interviniera, técnicas domésticas de producción como el comal de impresión, la destrucción de objetos con un hacha como acto creativo, la edición de 365 libros a lo largo de un año, el entramado de alientos de los usuarios del metro conceptualizado en una serpiente y otras acciones se pueden analizar en la exposición a partir de libros, carteles, cartas, objetos y diferentes recursos gráficos. Entrar a este archivo es prepararse para encontrar hallazgos que dinamiten la reflexión, como si Kurtycz fuera un ejército que demuestra la resistencia del arte ante la barbarie.

 

La exposición permanecerá abierta al público en las Salas de Exposiciones Temporales Planta alta del Museo Amparo hasta el 14 de enero de 2019.

Más recomendaciones:
Te puede interesar