Un espacio íntimo 💜

Morada La Noria

Un espacio íntimo 💜
“Diseñamos ambientes, diseñamos sensaciones”

Si buscas escapar de la monotonía, encuentra Morada La Noria. Entre tanto desorden, estrés y ansiedad, en plena mancha urbana, se descubre un espacio de armonía, creatividad y reposo.

Morada La Noria es un fascinante refugio de las agotadoras dinámicas de la vida cotidiana. Artistas, turistas y poblanos en urgencia de un espacio de retiro podrán gozar de sus beneficios. Por sus hermosos interiores, su aroma hogareño y un diseño único, invita a sus huéspedes a relajar los sentidos, intimar consigo mismos y a convivir tanto con lo apacible del interior, como con la belleza del exterior.

Foto: Rolando White

“Diseñamos ambientes, diseñamos sensaciones” asegura Penélope de la Madrid, la mente creativa que se encargó de hacer esto posible. “No se trataba de generar un espacio que se viera bonito, sino que también se experimentara como tal a través de todos los sentidos”. El respeto a lo que fue una granja en la antigua Ex-Hacienda La Noria, la innovación del diseño, alcanzada orgánicamente y la fusión con la naturaleza son los elementos más característicos de esta increíble morada.

Morada La Noria está ubicada estratégicamente junto al restaurante con el que comparte nombre y el centro creativo Integrarte. “Surge del interés por integrar un espacio ameno con la comunidad artística de La Noria, así como con la gastronomía”, cuenta Blas Cernicchiaro, impulsor del proyecto y la otra fuerza detrás del conjunto. La oferta apuesta por la convergencia entre la gastronomía poblana, los círculos creativos del barrio y por supuesto, la tranquilidad y armonía de cada una de sus tres habitaciones y sus hermosas amenidades. Además, su cercanía con la zona comercial de Angelópolis, el mundo laboral y recreativo de La Noria y su privilegiada ubicación en la ciudad, hacen del recinto el mejor lugar posible para sus visitantes.

“Entre semana, nos gustaría ganarnos al mercado poblano, a gente que celebre algún tipo de evento en el restaurante y después vaya a descansar a Morada y, en fin de semana, a gente que venga de fuera”, comenta Blas. “A largo plazo, queremos posicionarnos como un espacio donde converjan la experiencia del arte, el diseño, la gastronomía y el reposo”, añade, orgulloso de lo que han construido y consciente del impacto que generará el proyecto.

Como bien nos cuenta Penélope y Blas, Morada La Noria es la oportunidad de refrescarse en una Puebla cada día más frenética. Aquel que visite el alojamiento podrá escapar siquiera por un rato, de la agotadora rutina del día a día, además de darle rienda suelta a su creatividad y complacer su paladar. Encantará a arquitectos, diseñadores y creativos por sus seductoras formas, su maravillosa gama de colores, su particular iluminación y el atractivo equilibrio entre comodidad, belleza y placer. Y, sin duda alguna, deleitará a los que, sin necesidad de analizar más, sepan apreciar la buena vida y el gran estilo.

Te puede interesar