La Discreta Marcha de la Transformación

Roberto Rugerio

La Discreta Marcha de la Transformación

La huella que dejamos en el mundo puede parecer pequeña ante los acontecimientos que los medios difunden como importantes para el curso de la historia de la humanidad. Incluso a niveles locales, nuestras acciones parecen contribuir poco, lo que provoca una desconexión entre lo que hacemos en la cotidianidad y los sucesos de impacto social. Nada más alejado de la realidad porque las actividades personales, sin importar su magnitud, tienen relevancia en las transformaciones a gran escala. Esta lectura puede apreciarse en la reciente exposición que se ha montado en la Capilla de Arte UDLAP.

De la Materia a la Idea, nombre de la exposición, es un evento especial para la comunidad artística de Puebla porque se trata de una retrospectiva y un homenaje de la obra y los métodos del artista y docente Roberto Rugerio, figura querida por colegas y alumnos que falleció el año pasado. Pintor de un estilo abstracto, con influencia de la escuela oaxaqueña de Rufino Tamayo, que cambió la gráfica para dar paso a procesos ligados al arte conceptual, convirtiéndose en uno de los primeros creadores poblanos en indagar esta corriente. La producción de Rugerio ejemplifica parte de la ruptura en las últimas décadas que permitió la entrada de lo contemporáneo dentro de los recintos de exhibición poblanos.

Fotografías, gráficas, objetos, dibujos, pinturas, herramientas e ideas realizados a lo largo de dos décadas componen esta muestra que abarca desde las pinturas de su primer periodo, donde conviven las formas orgánicas con las industriales, hasta las 300 selfies o los tubos de ensayo con orina recolectados durante varios años. La obra de Rugerio explora las estructuras de lo cotidiano y la persistencia de la naturaleza en el hábitat humano, estos intereses se ven en piezas como Reforestando, una serie de 91 fotos intervenidas para imaginar árboles completos en los tocones de las banquetas, o La Ausencia del Vacío hecha a partir de hojas de periódicos con las fotografías y textos cubiertos para dejar sólo la retícula.

De la Materia a la Idea nos enseña la huella que Roberto Rugerio dejó con su obra y nos hace reflexionar sobre la contribución paulatina que hacemos a los procesos de transformación que moldean nuestra realidad.

La exhibición estará en la Capilla de Arte hasta el 6 de enero con entrada libre para todo público

Más recomendaciones:
Te puede interesar